Proyecto TRINO

La ruta que presentamos a continuación se encuentra dentro de las rutas ornitológicas del Proyecto TRINO por AGALSA-Sierra de la Demanda y diseñada para tal fin por Rústica. Para más información consulta aquí la web de AGALSA-Sierra de la Demanda.

Ruta Ornitológica Proyecto Trino - Agalsa Puerto del Manquillo

La ruta se inicia en el Puerto del Manquillo (1.416 m.) en pleno corazón de la Sierra de la Demanda y uno de los tramos más espectaculares de la Vía Verde que atraviesa esta sierra desde la localidad de Arlanzón hasta Monterrubio de la Demanda aprovechando el antiguo trazado de la vía minera. En los alrededores del Manquillo encontramos varios vestigios de su pasado, tales como la boca de un antiguo túnel que salvaba el puerto.

Sierra de la Demanda

Estamos en el kilómetro 32 de la Vía Verde, punto de inicio de este paseo donde las principales protagonistas serán las aves forestales y de pastizales de montaña. En el mismo puerto, antes de iniciar la ruta, es fácil observar especies características como el verderón serrano (Carduelis citrinella) o el piquituerto común (Loxia curvirostra), ya que suelen reunirse varios ejemplares de ambas especies en los márgenes de la carretera BU-820 que discurre paralela a la vía verde. Desde aquí podemos observar el impresionante paisaje que nos rodea entre bosques de roble melojo, pino silvestre y hayas. La senda parte a la izquierda de un edificio en ruinas que asciende suavemente entre robles melojos donde es fácil localizar herrerillos capuchinos (Lophophanes cristatus), reyezuelos listados (Regulus ignicapilla), mosquiteros papialbos (Phylloscopus bonelli), carbonero garrapinos (Periparus ater), mitos (Aegithalus caudatus), arrendajos (Garrulus glandarius) y otras especies ligadas a estos bosques.

Puerto del Manquillo

Seguimos ascendiendo, dejando momentáneamente el bosque, pasando por una zona abierta donde la vegetación protagonista son las escobas, brezos y pinos aislados de mediano porte. Este es el hábitat de tarabillas comunes (Saxicola torquatus), acentor común (Prunella modularis), curruca rabilarga (Sylvia undata) o escribano montesino (Emberiza cia), que se mueven constantemente entre los arbustos. En los inviernos más fríos bajan también las escasas perdices pardillas (Perdix perdix), aunque habitualmente se las encuentra en los pastizales de alta montaña teniendo en el Mencilla y el San Millán las poblaciones más importantes de esta escasa especie en nuestra provincia. Conviene mirar al cielo, puesto que la zona suele ser sobrevolada por varias especies de rapaces, desde buitres leonados (Gyps fulvus) hasta abejeros europeos (Pernis apivourus), culebreras europeas (Circus gallicus), milanos negros (Milvus migrans) o aguilillas calzadas (Aquila pennata).

Piquituerto común

El sendero desciende suavemente y nos dirigimos hacia el interior de un espectacular hayedo en el que encontramos ejemplares de gran porte rodeados de hayas más jóvenes que cierran el bosque. Si nos percatamos, en muchos de esos grandes árboles cuelgan unos líquenes denominados “Barbas de Capuchino”, indicadores de la excelente calidad del aire en esta zona. Aquí recomendamos hacer pequeñas paradas y escuchar los sonidos del bosque. Nos encontramos en el hábitat de camachuelos comunes (Pyrrhula pyrrhula), pajarillos granívoros cuyos machos tienen un vistoso plumaje de pecho rojo, espalda gris y capirote negro. También podemos observar trepador azul (Sitta europea), becada (Scolopax rustica) o el escaso agateador norteño (Certhia familiaris), que encuentra en los hayedos maduros de la Demanda los únicos lugares de la provincia donde se puede observar. Antes de abandonar el hayedo podremos observar una excelente panorámica de la sierra de la Demanda. Volveremos al punto de inicio por el mismo recorrido aunque se pueden hacer unas pequeñas variaciones debidamente señalizadas. Un agradable paseo de 6 kilómetros (ida y vuelta) en el que podremos observar gran parte de las especies forestales de la región.

Mirador natural
Proyecto TRINO

Un paraje que merece una visita obligada es el área recreativa conocida como “Fuente Nonzabaya”. Dista del Puerto del Manquillo unos 3 km dirección Riocavado de la Sierra por la misma carretera y entrando en una pista que sale a mano izquierda, También podemos llegar desde la Vía Verde, pues está señalada como área de descanso. Este paraje cuenta con grandes ejemplares de roble albar, cubiertos de musgo y con grandes oquedades. Un relajante paseo donde podemos observar especies tan interesantes como trepador azul (Sitta europea), pico menor (Dendrocopos minor), colirrojo real (Phoenicurus phoenicurus), papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca) o carbonero palustre (Poecile palustris).

Cómo llegar

Desde Burgos hay que llegar a Ibeas de Juarros y tomar el desvío a Pradoluengo. Pasado el Embalse de Arlanzón seguiremos en dirección Pineda de la Sierra y continuaremos por la BU-820 hasta llegar al Puerto del Manquillo, donde dejaremos el coche. Se accede de igual manera por la Vía Verde.

Cuándo hacer la visita

Se recomienda la visita durante todo el año, aunque hay que tener en cuenta las condiciones climáticas durante el invierno, puesto que las copiosas nevadas pueden imposibilitar el acceso al puerto. Los vistosos colores del bosque caducifolio en otoño, la impresionante forma de los árboles desnudos en invierno, la explosión de la primavera o el sosiego que brinda la frondosidad de estos bosques en verano hacen que merezca visitarlo en cualquier momento. Además, dependiendo de la época del año varían de manera sustancial las especies que se pueden observar, desde las meramente estivales hasta las más típicas de alta montaña que descienden a latitudes más bajas dependiendo de los rigores del invierno.

 

Para más información y rutas guiadas consulta nuestros Paseos Interpretativos.

 

Folleto Puerto del Manquillo